Historia de Aston Martin

Es el coche de James Bond, de los Beatles. Aston Martin, un lord inglés respetado por todos los amantes de los coches del mundo. Un caballero que al borde de su centenario ha dejado una estela de vehículos que conjugan con maestría la calidad y la elegancia.


Fundado por Lionel Martin en el 1914, Aston Martin estuvo siempre pensado para una élite compuesta por artistas, deportistas, actores o personas de ingresos económicos muy elevados. Esta exclusividad le ha costado a Aston Martin décadas con balances en rojo por la simple razón de no comerciar sus coches a todo el público. Sin embargo, la firma inglesa (hoy perteneciente a Podrive) se ha mantenido firme en su convicción de producir con calma y paciencia unos de los mejores coches que han recorrido las pistas del mundo.


Historia de Aston Martin

Aston Martin de James Bond

Lionel Martin era un corredor de gran turismo que en el 1913 ganó el preciado premio de Aston-Clinton en carrera de montaña. Al año siguiente decidió fundar su propia empresa a la que llamó Aston Martin, la cual en los años siguientes tuvo destacas participaciones en carreras, poniendo en aprietos a Ferrari, Maserati y Porsche. En 1959 ganó la legendaria prueba de las 24 horas de Le Mans.


La fama mundial llegó cuando se utilizó un Aston Martin DB5 en la primera película del Agente 007 James Bond. También lo hizo en las nuevas películas Casino Royale y Quantum of Solace, protagonizada por Daniel Craig, quien hasta hoy utiliza un DBS plateado. La banda británica The Beatles también fue conocida por utilizar coches Aston Martin, incluso existe una leyenda que cuenta que el músico Paul McCartney “murió” en 1965 mientras regresaba del estudio a bordo de uno de estos coches y que luego un doble tomó su lugar desde entonces en la banda.


Paul McCartney y su Aston Martin

Aston Martin ha fabricado desde siempre sus coches de manera artesanal, tanto así que la producción total entre los años 1957 y 2000 no alcanza las 12 mil unidades. Cursó varias crisis económicas desde la década de los treinta, pero los modelos DB (siglas de David Brown, ingeniero) salvaron de la caída a la marca. Luego del apogeo de la película de James Bond, Aston Martin vivió momentos de prosperidad que duraron poco, pues con la venta a Company Developments en 1972 sus números bajaron y se convirtió en una marca irregular, sin nuevos modelos que ofrecer.


Años posteriores y actualidad de Aston Martin

Aston Martin de Daniel Craig

Luego de que el grupo Ford adquiriera la marca las cifras volvieron a agitarse, esta vez favorablemente. Sacaron el Aston Martin DB7, una nueva joya. A partir del año 2000 aumentaron su capacidad de producción, llegando a fabricar 1,476 unidades en el 2003. Al año siguiente vendieron 2,400 unidades.


Sin embargo, pese a ser una marca de lujo (o precisamente por eso), Aston Martin no era rentable para Ford, que la vendió a Prodrive por casi un billón de dólares en el 2007. Hoy, lamentablemente, el destino de Aston Martin es incierto pues sus deudas amenazan con llevarla a la quiebra.


Aston Martin, una marca que ha vivido desde siempre en su ley y se mantendrá así hasta el final de sus días. Una marca de caballeros, un verdadero lord inglés.


Valoración usuarios

0,0

Conducción:

Confort:

Diseño:

Equipamiento:

Fiabilidad:

Seguridad:


Ver también