Historia de Alfa Romeo

Alfa-Romeo es uno de los gigantes italianos de la industria automotriz. La suya es una historia de larga data cargada de triunfos, felices coincidencias, momentos vibrantes, pero también de álgidos instantes, tristes desenlaces y ocasionales derrotas. La marca ha sabido desde 1910 forjar su nombre y fijarlo en la lista de los mejores sin opción a revocatoria.


Sigue creando coches de elegante diseño, de excelentes prestaciones tanto en la ciudad como en la pista de carrera. Fundada en Milán, este fabricante no ha sido ajeno a crisis económicas, razón por la que desde 1987 pertenece al grupo Fiat tal cual lo hicieron otros grandes de la industria como Ferrari, Maserati y Lancia. El plan actual es volver al mercado norteamericano el cual abandonó en 1995.


Inicios de Alfa-Romeo

Alfa Romeo 24h

Alfa-Romeo no se consolidó como tal sino hasta 1920, luego de una curiosa conexión de hechos y giros insospechados. Un francés llamado Alexandre Darracq decidió llevar su fábrica de coches a Italia, viendo el éxito que estaba teniendo en su país. Se instala en Milán, epicentro de la actividad automotriz de Italia, un lugar llamado Portello. La fábrica Darracq no tiene mucho éxito en ventas, por lo que su delegado, Ugo Stella encarga al ingeniero Giuseppe Merasi el diseño de un coche al gusto de los italianos.


Él, conocedor del idioma y con gran dosis de talento, creó el 24HP. Unos empresarios lombardos compran la planta a Darracq con el fin de comercializar este coche, el cual al salir en 1911 se convierte en un éxito en ventas por sus impresionantes cualidades. Cambian el nombre a Anónima Lombarda Fabrica Automobili (ALFA). Merasi, con el visto bueno sigue diseñando coches de variaciones del 24HP. Así salen el 12HP, el 15HP Corsa, el 15/20HP y 40/60 HP, el primer deportivo de la marca, el cual debutó en la carrera Parma-Berceto y venció en su categoría.


Años posteriores de Alfa-Romeo

Ugo Gobbato

La llegada de la primera guerra mundial produce la primera crisis para ALFA. Nicola Romeo toma posesión de la fábrica, colocado por la mayoría de los accionistas. Romeo tenía conocimientos en maquinaria pesada (aviones, compresores, material bélico) y adquiere la compañía Soronno que fabricaba piezas de ferrocarril. De este manera ALFA entra en receso pero reforzando sus conocimientos sobre todo tipo de máquinas. Cuando terminó la guerra, Alfa-Romeo Spa ya estaba oficialmente formada.


La década entre 1920 y 1930 fue importante para la empresa que empezó a innovar, con subidas y bajadas, nuevos modelos. Después de esto modernizan plantas y construyen otras en Francia, Inglaterra, Bélgica, Suiza, Austria, Hungría y Checolovaquia con el fin de hacer crecer su mercado, cosa que efectivamente sucedió. Bajo el nuevo mando de IRI (Istituto per la Ricostruzione Industriale) y con la dirección de Ugo Gobbato ceden la producción de deportivos a Enzo Ferrari, quien formó el equipo Alfa-Romeo. En esta época también empezaron a producir autobuses y a incursionar en el sector aeronáutico.


En esta década los coches Alfa-Romeo entran a competiciones de carreras, una época agitada en la que las pistas no solo eran lugar de entretenimiento y sana competencia, sino también un espacio político donde se enfrentaba la Alemania Nazi con Mercedes-Benz, Auto Union contra los italianos Ferrari, Maserati y Alfa-Romeo.


En los años 40´s, Alfa-Romeo estaba enfocado en vehículos con fines militares suspendiendo temporalmente otro tipo de producción. Alemania los acusó de colaboracionismo y la planta de Portello fue bombardeada tres veces. La fábrica quedó en escombros. En 1945, Ugo Gobbato fue asesinado en Milán por dos sujetos en la calle.


Alfa Romeo 1900

Pasquale Gallo tomó el control de la fábrica y todo empezó de cero, otra vez. En esta dura época solo se produjo un coche, nacido en plena turbulencia pero con excelentes prestaciones como siempre lo hizo Alfa-Romeo.


Cuando llegó el año 1950, Alfa-Romeo tenía un solo objetivo: relanzar la marca. Con mucho esfuerzo, la Alfa-Romeo volvió a tener potencia, sobre todo gracias a importantes lanzamientos como el 1900 que cautivó mercados exigentes. Tenía un slogan invencible: “el coche de la familia que gana carreras”. Dos pájaros de un tiro, como se diría. El 1900 vendió 20 mil unidades.


En las pistas, los modelos 158 y 159 “Alfetta” vencen en sus categorías en el recién estrenado Campeonato Mundial de Fórmula 1. Todo estaba bien, pero ahora se pondría mejor gracias al engreído de la familia, el Alfa-Romeo Guilietta Sprint, coche que forjó la tendencia de producir vehículos en conjunto con diseñadores de interiores y diseñadores de carrocerías. El Guilietta Sprint marcó desde entonces una tendencia respetada hasta hoy.


Actualidad de Alfa-Romeo

Pese a que su producción ha decaído en los últimos diez años, la fusión con Maserati hace suponer un repunte en las ventas de esta marca clásica. La meta sería volver a alcanzar el mercado norteamericano.


Mientras la marca vuelve a sentarse con calma, luego de la crisis financiera del 2011, siguen produciendo coches como el 147, 159, 166, Alfa-Romeo GT, Crosswagon, Brera, Spider, Guilietta, entre otros.


Alfa Romeo Mito

Valoración usuarios

8.1

Conducción:

Confort:

Diseño:

Equipamiento:

Fiabilidad:

Seguridad:


Ver también