La renovación de Hamilton sigue sin concretarse

Lewis Hamilton todavía no ha alcanzado un acuerdo para ampliar su contrato con Mercedes, que expira al final de la temporada por venir y que comienza el 15 de marzo en Australia.






Las negociaciones no avanzan y el hecho de que el inglés no cuente con representante no ayuda a agilizarlas. Así lo ha reconocido el jefe de la escudería Toto Wolff, que está negociando directamente con el piloto. En cualquier caso, Wolff confía en que tarde o temprano las dos partes encuentren el entendimiento. "Sabemos lo que quiere y sabe lo que queremos. Al final, llegaremos a una visión común", indicó el austriaco a la cadena MTV3.

En este punto, Wolff está midiendo al milímetro sus palabras, pues teme que cualquier declaración dé lugar a un mal entendido y ocasione el enfado de Hamilton. Wolff habla con conocimiento de causa. La última vez que trató el tema ante los medios, se armó un buen revuelvo en torno a la fábrica de Brackley. Tuvo el desliz de citar a Fernando Alonso y Valtteri Bottas como sus preferencias en caso de no seguir Hamilton, lo que no le sentó nada bien. Mercedes ya se ha asegurado la continuidad de Nico Rosberg, por lo que está a mitad de camino de su objetivo.

No es otro que formar un proyecto de largo recorrido con dos pilotos ganadores y tener así en todo momento dos opciones claras al título. En 2014 fueron los dos principales candidatos al título y nuevamente las 'flechas plateadas' serán los rivales a batir, o por lo menos así lo creen las apuestas deportivas, quienes no ven más allá de Mercedes y Hamilton. Las expectativas internas son bastantes altas, pese al paso adelante de la competencia. "Mercedes es un equipo que mide la fiabilidad en un porcentaje. Creo que el año pasado estuvimos en torno al 80 por ciento y este año queremos conseguir estar por encima del 90 por ciento", afirmó Hamilton tras el test de Montmeló. La escudería alemán está siendo la más activa en esta pretemporada. Entre Hamilton y Rosberg llegaron a las 515 vueltas en Jerez de la Frontera, mientras que el primero de los test programados en Barcelona firmaron un total de 446. Apenas tuvieron problemas mecánicos y no entraron en la disputa por los tiempos.

En este aspecto, Ferrari marcó la pauta en Jerez y se dejó ver también en la cabeza en Barcelona. De hecho, ha pasado a ser su primer enemigo en la parrilla. En 2014 este rol lo encarnó el equipo Williams en la segunda mitad del pasado Mundial y ahora se ha visto superado por la escudería de Maranello. La clave está en el cambio de motor, del que también se está beneficiando Sauber. La incógnita sigue siendo McLaren, tras su fusión con Honda. Esta unión de fuerzas recuerda a los nostálgicos a la época dorada, cuando Senna y Prost compartían colores. Se espera una nueva etapa de dominio, pero en teoría los resultados no llegarán hasta 2016. Antes deberán tener al menos una temporada de transición, proceso por el que ya pasó Mercedes.

Publicado en Rumores por Alfonso Sachettini | 24 de Febrero, 2015 (12:00H)

Comparte la noticia con tus amigos:

Comentarios