El ruido y la gasolina, primeros puntos de atención

Varias son las ampollas que ha levantado el primer Gran Premio de Fórmula 1 en Australia en el que todavía hubo muchas cosas en el aire y nuevas normas por asimilar que hicieron que muchos monoplazas no pudieran acabar la mencionada carrera.


Pues bien, dos son las que más importancia han adquirido en los últimos días: el ruido de los coches y el límite de gasolina. En el primer caso, llamó mucho la atención lo mal que sonaban los automóviles en la pista con respecto a los últimos años. Si por algo se caracterizan estos coches de gran potencia es por el potente sonido que emiten, algo notablemente rebajado y que no ha gustado a nadie que rodea la competición. Ron Walker, máximo responsable de la organización del GP australiano, lo dejó claro. "No es por lo que pagamos. Esto tiene que cambiar". Y es que el ruido, muy cercano al que emite un coche de la calle, no ha dejado indiferente a nadie. Pero, sobre todo, ha indignado a Bernie Ecclestone, quien ya habla de modificar lo que haga falta para recuperar la esencia del campeonato en ese sentido. "Tenemos que ver si hay alguna manera de hacer que suenen como los coches de carreras. Yo no sé si es posible, pero debemos investigar", comentó. "Creo que vamos a llegar a las primeras carreras fuera del camino y luego tal vez se busque hacer algo. No podemos esperar toda la temporada. Podría ser demasiado tarde", añadió en referencia a las declaraciones de Walker. He aquí la primera asignatura de la FIA y los equipos de cara a las próximas carreras.





Por otro lado, el tema del combustible es un tema que atañe más a los equipos. La nueva norma de regulación de la gasolina hace que muchas escuderías pierdan una parte importante de potencia para poder cumplir con los requisitos estipulados, algo que supuso la descalificación de Daniel Ricciardo, una de las mejores apuestas online, una vez finalizada la carrera por el exceso de combustible de su monoplaza, como se puede leer aquí. Los Ferrari, por ejemplo, disminuyeron veinte caballos de potencia con el fin de poder cumplir con lo exigido por la nueva normativa. Ahora Red Bull ha apelado y se muestra confiado a que todo se solucione y su piloto recupere los puntos pero tanto Ferrari como Mercedes, sus principales rivales, tienen claro que eso no puede suceder.


Así, Stefano Domenicali, tiene claro que hay que apoyar a la FIA en esta nueva normativa y respetar la sanción impuesta a Red Bull por superar ampliamente los 100 kilos de carburante pactados. "Tenemos que confiar en el hecho de que es una situación bien gestionada por la FIA, que va a hacer su trabajo y estoy seguro de que no va a haber ningún problema", afirmó.


En definitiva, parece que vamos a tener una temporada realmente interesante. El primer Gran Premio ya ha dejado pistas de lo impredecible que va a ser todo. Sin duda, da la sensación de que la emoción va a ser el denominador de todas y cada una de las carreras del año del Mundial de Fórmula 1.


Guillermo Fernández


Publicado en Eventos de Coches por Alfonso Sachettini | 18 de Marzo, 2014 (12:00H)

Comparte la noticia con tus amigos:

Comentarios