El terremoto en Japón también afectó a la industria automovilística


Este puede ser un tema que a primera impresión no tenga mucho que ver con lo que nos ocupa, que es el mundo de los coches; pero no podemos dar la espalda a la realidad. La tragedia recientemente ocurrida en Japón escapa a cualquier catalogación, puesto que el mundo entero lamenta la pérdida de más de 1.500 vidas humanas.


El devastador terremoto que sacudió la parte noreste de Japón fue de nada menos que 8.9 grados en la escala de Richter, siendo el quinto sismo de mayor magnitud desde el año 1900, y posiblemente el más fuerte que se recuerde en el país asiático, donde los movimientos telúricos son frecuentes. Como ya se ha sabido por las principales cadenas noticiosas, peor incluso que el terremoto fue el tsunami generado, de más de 10 metros de altura y un poder destructivo impresionante.



Nuestro más sentido pésame por las personas fallecidas, esperando que no sumen más la victimas mortales. Por nuestra parte, debemos continuar informando de lo que nos atiene; es decir los coches. Y es que la industria automotriz no se ha visto libre del siniestro, y las consecuencias materiales (y algunas, humanas) han afectado a conocidas marcas como Honda, Nissan o Toyota.


Honda se vio obligada a cerrar sus plantas de fabricación en Suzuka y Saitama, evacuando a su personal. Se sabe que la planta de Suzuka ya se reabrió sin mayores dificultades, pero la de Saitama sigue en suspenso. La empresa da constancia de la muerte de un trabajador, sobre el que cayó un muro.


Toyota; líder mundial, con toda su infraestructura y dinero no ha podido salir libre de la tragedia. Ha sido una de las que más ha padecido, debiendo cerrar cerca de doce plantas: dedicadas a la gama de coches pequeños (como el Scion y Yaris) fabricación de piezas y montaje, las cuales han paralizado totalmente sus actividades. Estas plantas soportan el 45% de la producción mundial (más de tres millones de vehículos anuales), así que no decimos poco.



También Nissan cesará su producción por lo menos todo el fin de semana, habiéndosele incendiado dos fábricas; en las que se producen vehículos como el superdeportivo Nissan GT-R o el Infiniti M. Lo peor de todo es que se han destruido más de 2.300 unidades, las que se encontraban en el puerto de Hitachi esperando a ser embarcadas cuando golpeó el tsunami.


Mitsubishi anunció que el martes volverá a la actividad, mientras que Subaru había dicho que lo haría hoy lunes. Suzuki y Mazda no se han visto afectadas, pues sus plantas se ubican en otras regiones.


Reitero que, definitivamente lo más valioso son las vidas humanas, pero no deja de ser también lamentable este duro golpe para la industria automovilística nipona. Esperemos que el conocido orden y disciplina japoneses, se manifiesten para reflotar y superar este ataque de la madre naturaleza.


Publicado en Seguridad por Miguel Ortiz | 15 de Marzo, 2011 (06:19H)

Comparte la noticia con tus amigos:

Comentarios