Bloodhound SSC se prepara para batir el récord de velocidad en tierra


Últimamente, parece que la crisis ha impedido que se siga buscando batir el récord de velocidad en tierra. Hasta hace no mucho, de cuando en cuando surgían iniciativas mayormente de firmas poco conocidas, que anunciaban el desarrollo de vehículos de una potencia tremenda y unos datos de infarto en cuanto a prestaciones. Pero hacía tiempo que no veíamos ninguna novedad al respecto, impedidos también por la severa dificultad de superar lo que ya se ha visto. Afortunadamente siguen existiendo tipos poco cuerdos, obsesionados con la velocidad más radical para batir todas las marcas existentes.



El coche (si le podemos llamar así) que se alista para batir el récord se llama Bloodhound SSC. Su meta no es nada modesta: pretende alcanzar los 1.690 Km/h, lo que significa superar en 467 Km/h al que ostenta el mayor registro actual; el Thrust SSC. Este impresionante bólido ya se ha empezado a fabricar, empezando por las piezas del chasis a cargo de la compañía aeronáutica Hampson Industries y posteriormente Advanced Composites Group (encargada del frontal); que no solamente utilizarán metal, sino también fibra de carbono y de vidrio.


Luego se seguirá con la carrocería completa, la afilada punta y chasis monocasco. La firma Cosworth se hará presente aportando un propulsor de Fórmula 1 con 800 CV de potencia. Pero ojo, este no es el bloque principal: solo servirá para alimentar con oxidante al motor a reacción EJ-200, prestado (en forma de dos unidades) por el propio ministerio de defensa inglés (viene de un Eurofighter Typhoon del ejército). Caso similar al Thrust SSC, que poseía dos motores Rolls-Royce Spey salidos de un poderoso reactor F-4 Phantom II.



Las ruedas del Bloodhound SSC serán elaboradas en titanio, conforme a las especificaciones establecidas por la firma Lockheed Martin luego de numerosos pruebas de resistencia y fiabilidad. Quizá se añadan pequeños reflectores delante de las mencionadas ruedas, para protegerlas, y es que 1.690 Km/h y 50.000 G’s son cifras para nada despreciables. El nombre del piloto que llevaría a cabo la hazaña de velocidad es Andy Green, el mismo que se puso al volante del Thrust SSC. Es un experto ex piloto de la RAF (Royal Air Force).


A mediados del próximo año se empezarán las pruebas de baja velocidad, y a finales del 2012 (o principios del 2013) ya se estaría batiendo el récord. Francamente impresionante, pero yo considero que un retador que pretenda superar al espectacular Bloodhound SSC, no se hará esperar demasiados años.


Publicado en Tecnologia por Miguel Ortiz | 10 de Febrero, 2011 (16:32H)

Comparte la noticia con tus amigos:

Comentarios