Y la gran novedad de Porsche se llama... Porsche 918 RSR


Se esperaba una novedad espectacular acerca de Porsche en el Salón de Detroit. Luego de encandilar a medio mundo en el Salón de Ginebra del año pasado con el 918 Spyder Concept, todo estábamos a la expectativa del stand de la marca alemana. Muchos aguardaban al sucesor del Carrera GT…pero no será así. Pero esperen, eso no quiere decir que se trate de una noticia decepcionante.



El vehículo que ha sido presentado lleva por nombre Porsche 918 RSR. Se trata de un deportivo biplaza de competición. Así es, estará lejos de ser un modelo de producción. Pertenece a la categoría GT3, y sigue la apuesta de la firma por tecnología hibridas. Basado en el 918 Spyder Concept, mantiene la mecánica adicionando 55 CV extras, que junto al motor térmico V8 de 10.300 rpm y los sendos propulsores eléctricos situados en ruedas delanteras (que dan 201 CV) entregan en total 756 CV de potencia, realmente bestial.



Los motores eléctricos no se activan automáticamente, pues el piloto decide cuando hacerlo. La energía de cada frenada se almacena en un volante de inercia, capaz de girar hasta 36.000 rpm. Dicha energía es aprovechada con solo accionar un botón. Algo así como el sistema KERS de la Fórmula 1. Con esta opción activada, el subidón dura 8 segundos a máxima potencia. El término usado por los ingenieros de la marca de Stuttgart para definir lo cargado de tecnología que está el vehículo, es “Race Lab”, es decir “Laboratorio Andante”.



A pesar de que se trata de un coche apto para circuito, se dice que es un adelanto de la gran novedad que nos presentarán en 2012, un superdeportivo de calle de prestaciones extraordinarias. En el Porsche 918 RSR no falta el gran alerón ajustable, y en el modelo de las fotos vemos el dorsal 22, el mismo número del Porsche 917K que ganó las 24 Horas de LeMans 1971. Han cubierto el techo, pero sigue guardando semejanzas con el mentado 918 Spyder Concept.



En cuanto al habitáculo, este posee un aspecto muy futurista. El puesto del conductor tiene una pantalla digital y un cuadro de mandos pequeño pero que nos muestra toda la información necesaria. No hay asiento de copiloto, pues ese espacio lo ocupa el mecanismo del volante de inercia (encargado de la frenada regenerativa).


A juzgar por las recientes movidas de Porsche, el 918 definitivo estaría más cerca de lo esperado. Y así como los indicios muestran, todo indica que será un vehículo simplemente espectacular, capaz de hacernos babear por donde sea que pase.


Publicado en Novedades por Miguel Ortiz | 11 de Enero, 2011 (16:00H)

Comparte la noticia con tus amigos:

Comentarios