Aston Martin V8 Vantage Volante, Graf Weckerle Blanc de Blancs


Nadie puede negar que de por sí el Aston Martin V8 Vantage Volante es un coche precioso. Pero Graf Weckerle ha querido ir aun más allá, y ha preparado una versión todavía más exclusiva y repleta de esencia ‘Premium’. Teniendo en mente los conceptos del arte barroco, el champán y el color blanco (todo muy snob, según algunos) nos presenta un especial homenaje motorizado a la conocida bebida burbujeante. ¿Su nombre? No podía ser otro, Blanc de Blancs.


Empezando por los tres colores elegidos para la estética del coche: el blanco en primer lugar, el dorado y el verde; se rememora al champagne y sus tres tonalidades existentes. El aspecto de este vehículo está muy bien logrado, y la blancura de la carrocería se complementa con los elegantes símbolos de Graf Weckerle en color dorado, sobre una fina línea en verde.



Esta sobriedad cromática va muy bien en conjunto con las llamativas llantas de aleación, con un diseño inspirado en la flor de liz, soberbiamente realizado por artesanos en aluminio y titanio, con una labor minuciosa ya que fabricarlas toma hasta 20 días de trabajo. Las artísticas llantas miden 21’’ de diámetro, y encarnan perfectamente el estilo barroco que Graf Weckerle ha querido darle al coche.


Y el lujo se hace aun más presente con oro de 24 quilates, presente en varios rincones del interior. En el mencionado habitáculo, una suave piel de terciopelo cubre los espacios, en color blanco con el representativo trébol bordado sutilmente. Un conjunto muy armonioso, por decir lo menos.




Los creadores de esta presuntuosa obra, o joya como lo quieran ver, no se han contentado con mejorar el aspecto estético, sino que consideraron que una estética de este nivel debía estar a la par con una motorización más ambiciosa. El motor V8 del Vantage de serie entrega unos 426 CV, pero en esta ocasión la potencia sube hasta los 470 CV, posiblemente suficiente para viajar a 300 Km/h.




No tenemos por ahora los precios, pero de seguro son exorbitantes. Mejor no pensemos en eso, basta con apreciar esta tan bien lograda oda a la elegancia.


Publicado en Curiosidades por Miguel Ortiz | 30 de Diciembre, 2010 (17:00H)

Comparte la noticia con tus amigos:

Comentarios